Parques de Estudio y Reflexión - Terres de Ponent

El proyecto

Este Parque arranca con las ventajas y las limitaciones que dan el lugar y las circunstancias en que iniciamos el Proyecto.

Su ubicación cercana a Lleida y prácticamente equidistante entre Zaragoza y Barcelona, lo hace idóneo para que confluyamos amigos de las tres ciudades que ya habíamos coincidido en un intento anterior en la zona de La Franja. Una de las diferencias es que aquí podemos acceder en mucho menos tiempo todos, por la mejor calidad de las vías de acceso.

El lugar está situado en una zona de Catalunya conocida por su producción de aceite de oliva. El clima extremo (en invierno y en verano) y la escasez de agua, han castigado duramente esta tierra de secano durante siglos. Las resistentes especies de almendros y de olivos que cubren la finca, atestiguan una tenaz voluntad de supervivencia. Sin embargo, hay un canal de regadío en construcción, que está en puertas de llegar a la comarca, en cuestión de meses. Esto puede producir un cambio notable en las condiciones de habitabilidad y en la perspectiva económica de toda el área. Mientras tanto, nuestro planteamiento en el uso del agua ha de ser, por fuerza, frugal, pese a contar con un pozo propio, que se complementa con recogida de aguas pluviales, pudiendo prever sin problemas las cantidades necesarias para el uso humano, pero postergando a ese previsible futuro cercano cualquier tipo de riego más o menos copioso y, por lo tanto, cualquier tipo de ambición de jardinería extensa, por el momento.

La gran irradiación solar de la zona nos facilita el aprovechamiento del sol como fuente de energía, de modo que una instalación eléctrica autónoma será no solo económicamente viable, sino además muy eficiente y lo bastante confortable para nuestras necesidades.

Contamos de partida con una pequeña construcción ya operativa, de unos 20 m2, apta para un grupo reducido de dos o tres personas, que sirve para las primeras pernoctas y como base para el trabajo de construcción inicial.

También de origen hay una construcción algo mayor, de 92 m2, en dos plantas, adecuada para un modesto Centro de Trabajo, pero que necesitaba de algunas correcciones estructurales y un amplio trabajo de rehabilitación y adaptación a nuestros fines, al cual estamos actualmente abocados.

Nos planteamos pues, desde el mes de Junio de 2012, en que tuvimos disponible la finca, una etapa inicial en la que aspiramos a dejar el Centro de Trabajo plenamente operativo, con los servicios necesarios para su buen desempeño. A tal fin, estamos trabajando intensamente y aprovechando los meses de verano para avanzar lo máximo posible.

Esperamos que en el cuarto trimestre de este año se podrán iniciar ya las actividades propias de un Parque, mientras se siguen completando y adelantando entonces ya los trabajos necesarios para disponer en breve tiempo más de algunos de los elementos monumentales simples, como el Portal, la Fuente y el Monolito.

La Construcción del Taller, la Sala y el Centro de Estudios, quedarían para un poco más adelante, pero tenemos espacio muy sobrado para darles cabida. Y el espíritu necesario para construirlos, esperamos que también.